¿CÓMO HABLAR CON OTROS ACERCA DE CRISTO Y SU IGLESIA?

Revista Anglicanos #36
Enero – Marzo 1994

    Por prejuicios, temor, falta de convicción o poca preparación, muchos anglicanos no hablan abiertamente de Cristo y su Iglesia. Muchos se escudan diciendo que “nunca lo hemos hecho así” o que esa es costumbre de algunos grupos religiosos fanáticos. Sin embargo, nuestra liturgia está llena de referencias y llamados a la evangelización y la proclamación del evangelio "de palabra y obra".

Para tratar de solucionar ese problema crónico entre nosotros, ofrecemos a continuación algunas sugerencias para ayudarle a invitar a sus amigos y familiares a venir a la Iglesia y explicarles lo que ésta significa para usted y el evangelio de Cristo que ella está llamada a proclamar.

Esto contribuirá a la evangelización al compartir con otros lo que usted ha encontrado. Las buenas nuevas dejan de ser eso si no se comparten. En la Década de la Evangelización muchos de nosotros podemos tomar nuestro lugar para traer a otros a Cristo por medio de nuestra palabra y testimonio.

Algunas actitudes

        · Tome una actitud positiva. Nos sentimos "contentos y orgullosos" (en el mejor sentido) de ser anglicanos. No tenemos que justificamos por nuestra obra misionera y excusarnos por tratar de traer gente que no va a ninguna iglesia para que venga a nuestra congregación, forme parte de nuestra comunidad y tenga una relación mas íntima con Dios.

        · No sea tímido. Invite a cualquier buen prospecto: sus amistades, su familia, sus compañeros de trabajo, sus vecinos, los compañeros de juegos de sus hijos, gente que conoció en una reunión, alguien que vea deprimido o sufriendo una pena.

        · Sea directo. Pregúntele: ¿tiene una iglesia donde asiste regularmente? La manera directa de hacer la pregunta es importante, porque hay muchas personas que admitirán que son miembros de alguna iglesia, pero hay muchísimas más personas que jamás asisten a una iglesia cristiana.

        · Infórmese. Recuerde que el 90 por ciento de las personas con quien usted habla no sabrá de la Iglesia Anglicana tanto como usted sabe, aún cuando usted crea que sabe poco.

        · Planee. Haga un plan de cómo va a atraer a un posible prospecto. Un estrategia mínima es necesaria.

Estrategia para la acción

        · Trate de conocer el hogar donde esa persona vive. ¿Qué clase de gente son? ¿Conoce algún interés que tiene que pueda llevarle a conversar con ellos... o algún recurso que pueda usar si la conversación se hace difícil? ¿Con cuál de nuestros miembros congeniaría mejor? ¿Cómo puede saber qué es lo que debe decir acerca de la iglesia?

        · No se preocupe si Ie preguntan asuntos teológicos que no pueda responder. Alégrese de que muestren interés. Si no puede responder correctamente, no trate de inventar o de disimular... dígale que se alegra de que hicieron esa pregunta y que va a encontrar la respuesta para ellos. Esto Ie da una oportunidad natural para un segundo encuentro o contacto.

Algunas características de la Iglesia

        · Probablemente ya sabe suficiente acerca de su iglesia para hablar de ella:
             - Nuestros oficios litúrgicos que son muy hermosos, vienen de una tradición de              siglos.

             - Nuestra "universalidad", que apela a toda clase de personas en todas las esferas              de la vida, esta presente en todo el mundo.

             - Nuestro respeto por la libertad individual y el correcto uso del pensamiento              racional. Somos como una carretera muy amplia, no un pequeño y estrecho              camino sectario.

             - Tenemos obispos en sucesión apostólica que son nuestros pastores principales y              guardianes de la fe.

             - Nuestra organización democrática, con clérigos y laicos compartiendo de una              manera cooperativa la responsabilidad por la misión de la iglesia y su gobierno.

             - Nuestro concepto de la iglesia como una comunidad de personas que reconocen              que son pecadores y que necesitan la gracia de Dios y su perdón. No somos de              ninguna manera una sociedad exclusivista, sólo para aquellos que nosotros              pensamos son suficientemente buenos o apropiados para nuestro grupo.

La paciencia y la acción de Dios

Después que se ha hecho el primer contacto. ¿Con qué frecuencia debe continuarse, si al principio no hay resultados?

        · Dé oportunidad para que el Espíritu Santo actúe. Usted ha plantado la semilla, y por supuesto, hay que "regarla". Por tanto, después del primer contacto, continúe siendo amistoso, pero no piense que tiene que hablar de la iglesia todo el tiempo. Desarrolle intereses variados.

        · Después de dos semanas o algo así puede llevarle algún libro acerca de la Iglesia Anglicana suyo, de su parroquia o del mismo clérigo. Déjeselo para que lo lean "cuando tengan un chance".

        · Dígales que ha dado su nombre al párroco para que los recuerde en la oración de los fieles durante la eucaristía. Usted mismo ore por ellos y sus necesidades.

        · Después de dos o tres semanas, invítelos otra vez a venir con usted al oficio de adoración (o en algunas ocasiones podrá traerlos como sus invitados a alguna función especial de la parroquia).

        · No se desanime, algunas veces toma meses. Pero mientras sus amigos no estén asistiendo regularmente a otra iglesia, son buenos prospectos.

        · Por supuesto, es natural pedir ayuda al rector de la iglesia. Después que haya hecho los contactos y piense que ya es tiempo propicio, hágaselo saber y pídale que Ie haga una visita. Al rector Ie gustará hacer esto. Además, quizás algún miembro de la iglesia quisiera hacer una visita también.

        · Aún después de un año, y que nada haya pasado, no los olvide, porque el ser amistoso y sincero es el mejor testimonio que puede dar de su iglesia.

        · Y finalmente, si su prospecto no lo ve a usted y a su familia ir regularmente a la iglesia, esto echará a perder todo lo que usted o cualquier otra persona haya hecho para traerlos a Cristo y a su iglesia.

        · Usted querrá intentar, pero todavía no esta seguro de usted mismo... ¿o quizás piensa que no conoce a nadie que sea un prospecto? En este caso, pregúntele a su párroco los nombres de otras personas o gente nueva que está tratando de traer a la iglesia. Ya se habrá roto el hielo y su contacto será más fácil.

Testimonio personal

Recuerde que sus visitas y su testimonio no son solamente para aumentar el tamaño de la congregación. Su testimonio se debe a que usted mismo conoce a Dios y lo ama y da gracias por las buenas nuevas en Jesucristo. Usted ha aceptado a Cristo como su salvador y quiere compartir ese gozo con otros.

En sus visitas quizás no siempre podrá expresar todos sus sentimientos pero el hecho mismo de que usted se interesa sinceramente por otras personas hace que su testimonio tenga impacto.

No olvide que el mundo esta lleno de gente confundida, perdida, sin rumbo, que busca "algo" que los saque de la trágica situación en que vive.

Habrá otros que son cínicos, que tienen miedo de encontrarse a sí mismos y hasta se burlarán de usted y sus ideas. Acepte ese reto con humildad.

También habrá otros que "han perdido la fe" por alguna mala experiencia con un cristianismo limitante, superficial e hipócrita.

Sin embargo, la gente busca sinceramente una fe que Ie ayude a vivir la vida, que Ie sirva de guía en los momentos de confusión y de dolor, que Ie dé sentido a su vida.

Su iglesia, que no es perfecta, puede ofrecerle eso y mucho más porque el poder de Dios mora en ella para llevar a cabo la misión que Dios Ie ha encomendado:

        · Alimentar al hambriento, cobijar al desnudo, darle dignidad al pobre, despreciado e indefenso.

        · Proclamar el amor de Dios en Jesucristo para todos los seres humanos sin distingos de ninguna clase.

        · Formar una comunidad redimida y redentora que se congrega para adorar a Dios, alabarle y dar a conocer su mensaje.

¿No cree usted que vale la pena traer a la gente a un lugar así? ¿Quién puede ofrecer más? El resto lo hará Dios, ¿no le parece?

VOLVER A "RECURSOS"

NOTICIAS

 
Página Principal ¿Quiénes somos? Programas y Proyectos Enlaces Galería

Resolución mínima de 800x600 © Todos los derechos reservados para la Iglesia Episcopal de Panamá.